Grand Cru Mokka

Moka es el nombre del milenario puerto Yemenita que estuvo en un punto estratégico de la antiquísima Ruta del Incienso, y que a partir de los años 500 D.C. se erigió como el centro de acopio y distribución del café africano por unos siglos más. El puerto fue fundado en el Siglo XIV por Shaykh Shādhilī, un Sufi –como le llamaban a los hombres santos o místicos musulmanes—quien se dice fue el que introdujo la costumbre de beber café en Arabia. Del Puerto de Moka, el café se fue extendiendo hacia toda la Península Arábica, hacia el Suroeste de Asia, a Europa, a la India, Indonesia y finalmente hasta América Tropical. Hoy en día, ese puerto ha sido invadido por dunas de arena que lo han eliminado como puerto. Sin embargo, de esa península de Yemen surgió el material genético del café que ha dado origen a la inmensa mayoría de variedades que actualmente gozamos en el mundo, entre ella la variedad que lleva su nombre: Moka. De granos redondos, delgados, pequeñitos, levemente puntiagudos, que dan una taza de gran calidad cuya característica principal es cierta tonalidad a chocolate que presenta. De ahí, que la bebida llamada "Mocha", inventada en Turín, Italia, se haya popularizado como la de un café --que aunque puede ser de mediocre calidad--, lleva un chorrito de sirope de chocolate que esconde sus defectos y se vuelve agradable como simple golosina.

El auténtico Yemen Moka es un café antiquísimo y muy cercano al origen genético del Coffea Arábica. Es un genuino Café Heirloom. El Moka de Café Granja La Esperanza llegó hasta nosotros a partir de un material genético que llegó de Yemen a Hawaii, en donde fue cultivado y de ahí viajó hasta Colombia. Su taza expresa el carácter complejo, exótico y milenario de esta extraordinaria variedad. En nuestro Protocolo de Preparación, se perfila como un excelente café para espressos.

La Taza del Mokka

Los Catadores Q del Programa de Aseguramiento de Calidad de Café Granja La Esperanza la definen así:

Aroma/Fragancia: Chocolate, almendras, avellanas, ligeramente cítrico.

Sabor: Caramelo, almendras y cítrico.

Sabor Residual: Dulce y almendrado.

Acidez media: Media - Frutal.

Cuerpo: Cremoso.


El origen común del Café y La Especie Humana